Con Alejandro Lodi

Abierta la inscripción

 

También modalidad a distancia

 

un camino por las 12 energías del zodíaco abordando de manera teorico-vivencial los estadíos del mandala astrológico

 

imagen-astrologia

Miércoles de 9.30 a 11.30 hs.

 

…El cielo y tu conciencia son uno y todas las cosas que hay en el cielo flotan en el interior de tu conciencia…”

Ken Wilber. “Diario”

 

 

El temario incluye todos los principios básicos de la técnica astrológica, con orientación al desarrollo psicológico de la conciencia.

  • El simbolismo del mandala zodiacal
  • los planetas y la estructura de la personalidad
  • las claves de la revelación transpersonal
  • Quirón y la experiencia del dolor como portal a lo trascendente
  • las casas astrológicas y los asuntos humanos
  • la organización de una mirada astrológica
  • la correspondencia entre “el adentro y el afuera”
  • la relación entre conciencia y destino personal
  • la dinámica de polaridad y el concepto de luz y sombra
  • los ciclos astrológicos y el despliegue del ser.

Todo ello abordado desde el análisis de cartas natales de celebridades y desde propuestas de ejercicios vivenciales.

La formación aporta las herramientas necesarias para interpretar una carta natal. Permite apreciar a la astrología como un sistema simbólico que combina el análisis racional y la sensibilidad al orden del misterio, la capacidad de la mente y los talentos del alma. Y, fundamentalmente, habilita el acceso a un lenguaje sagrado capaz de abrir nuestra percepción a nuevos significados de la realidad.

Todo esto supone la oportunidad de una profunda autoobservación y descubrimiento personal, la posibilidad de registrar supuestos y creencias colectivas que cautivan a nuestra conciencia, y de confiar en potencialidades del ser, acaso intuidas, pero inexploradas.

 

VER PROGRAMA 1er. AÑO

 

 

La astrología, como una misteriosa corriente vital, moviéndose y convocándonos desde las venas del universo, propone un camino de transformación y de exposición de muchos, sino todos, los supuestos que dan estructura interna a nuestra personalidad (esa máscara con la que miramos a nuestros vínculos, nos mostramos y muchas veces nos justificamos)

Adentrarse en este aprendizaje, si bien es tomar contacto con una ciencia que posee leyes matemáticas precisas e incuestionables, supone también adentrarse en esta cita con el ego y su resistencia. Todos necesitamos y estamos anclados en supuestos de nosotros mismos, y estos supuestos organizan la mirada de la realidad, la delinean, la colorean y la cristalizan en un fotograma que será el que pulse por debajo de todas nuestras respuestas. Y nosotros creyendo que esa es la realidad…

Como un pulso natural de la vida, la astrología cíclicamente nos enfrenta, nos confronta con este cuestionamiento

Quién soy? Quién es el otro? Por qué a mí? Detrás de cada una de las pequeñas o grandes crisis con las que el ¨destino¨ nos sacude para que revisemos estos supuestos de nosotros  mismos, se revela, se desvela, un aroma exquisito y desconocido, un diseño nuevo de mí mismo que necesariamente es más amplio, incluyente, y seguramente inquietante, ya que no propone certezas.

Este encuentro con estas nuevos rostros de mí, no surgen sin haber traspasado umbrales dolorosos, pérdidas de seguridades, y alguna muerte de la personalidad…

 

De esas aguas oscuras, lodosas, increíblemente fértiles que nos trae el encuentro con los procesos escorpianos de la vida surge la flor del loto y seguirá surgiendo en nuevas primaveras del alma, ya que el florecimiento es infinito…

Por lo tanto el camino del aprendizaje de esto que es más parecido a aprender un instrumento que a aprender una ciencia, supone ¨finales felices¨, más no los garantiza.

De hecho podemos estudiar astrología desde nuestras ansias de justificarnos, de controlar, de auto exaltarnos ahora con nuevos argumentos, y la flor no surgirá y no tendremos la cita con nuestro sí mismo más profundo. La cita tendrá forma de hecho externo, de destino sombrío, y nos quedaremos pateando el suelo, victimizados, como niños caprichosos, ante la injusticia de la cruda realidad.

 

filename-0234430293-winterharte-seerose-lotoseffekt-indische-lotosblum

 

Alejandro Lodi inicia su camino en Astrología en forma autodidacta en 1987. Se forma luego con Ana María Frallicciardi y Jorge Saco, con Héctor Steinbrun, y con Eugenio Carutti en la “Escuela de Astrología Humanística – Casa XI” de la cual es docente desde 1996 hasta 2013. Desde 2010 colabora como docente en la “Escuela de Lenguajes Simbólicos – Consideral” dirigida por Beatriz Leveratto. Es autor de libros en los que combina la astrología y la mirada de la psicología transpersonal.

 

 

 

¨Nuestro destino es la comprensión. Ampliar y entonces incluir. Aceptar y entonces reconocer. Liberados de explicaciones, entonces comprender. Abrir el corazón sin necesidad de entender. El amor no es consecuencia del entendimiento. Tener razón no es causa de la comprensión. Nuestro destino es abrazo.

Nuestra vida no es nuestra.

A esa percepción nos expone la astrología.¨

Alejandro Lodi